viernes, 9 de marzo de 2012

LA CUCLILLA QUE NO QUERÍA CANTAR CUCU


Era un parajito llamado Talluah que estaba muy triste porque le había cantado a un topo su “cucú” y él le dijo que ese canto era una crítica. Ella se ofendió mucho, tanto que se fue a buscar por el mundo un canto para imitar, ya que el propio le resultaba una burla para los demás. Encontró algunos pero ninguno le convencía. Después de mucho andar se tropezó con el ave lira; ésta hacía todos los cantos y les salían a la perfección. Talluah le manifestó su problema y ella le dijo que estaba triste sin razón ya que ella no tenía que dejarse llevar por lo que pudieran decir, que si ella no lo consideraba una crítica pues simplemente no lo era. Además de que el ave lira le dice que se siente mal porque no tiene canto propio, uno que le identifique; en cambio Talluah sí tiene uno, y eso lo hace sentir importante y ser alguien con identidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario